Revista ENKDNA #5

Un buen deportista es tan valioso para la sociedad como un buen profesional y mejor aún si nuestros jóvenes pueden ser deportistas y profesionales a la vez. El deporte y la educación cívica son parte fundamental de la sociabilización y de aprehender a trabajar en equipo y una sociedad inteligente debiera valorar e implementar un sistema educacional que busque entre otros estos objetivos. Llevar adelante una política que incentive la práctica masiva de las diferentes disciplinas deportivas y a partir de eso premiar a los buenos deportistas con programas especiales de acceso a la educación superior y soporte permanente e institucional para el desarrollo de las distintas actividades deportivas es sin duda una buena inversión que el mercado rentabilizará en el mediano plazo. 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *